Sopas y Cremas

Sopa de ajo

Nuestra gastronomía, está plagada de platos humildes que la gente con pocos recursos utilizaba para alimentarse usando la mínima cantidad de ingredientes, pero muy bien aprovechados, que daban como resultado unos platos muy sabrosos y nutritivos. La sopa de ajo es un buen ejemplo de ello, a quien se le habría  ocurrido hoy en día hacer una sopa tan rica con sólo pan duro, ajo y pimentón, me parece una receta maravillosa. ❤

Por algún motivo le tengo un especial cariño a esta sopa, supongo que me trae recuerdos de mi infancia, era tan reconfortante tomártela en los días de frío, al lado de la cocina de carbón….te hacía entrar en calor rápidamente. Ahora que lo pienso, me recuerda el nacimiento de uno de mis hermanos pequeños, también me trae recuerdos de nuestras visitas al Barrio Húmedo de León, cenas familiares….la comida siempre es algo más que comer, es un vínculo con tus seres queridos y las vivencias que has compartido y compartes con ellos.

Es una receta requeteconocida por todos, no estoy descubriendo nada nuevo, pero la mía está superbuena y me  apetecía compartirla con vosotr@s, por otro lado, siempre habrá gente que desconozca cómo se hace y es una buena ocasión para aprender a hacerla, y no quiero tirarme flores, pero os aseguro que cada vez que la hago, para amigos o familiares, triunfa, les encanta, es que me queda muy rica 😉 suelo hacer cantidad un poco abundante porque así me queda para desayunar al día siguiente que está casi más rica aún.

Bueno vamos con la receta.

Ingredientes:

sopaajo1

– Pan duro, para cuatro personas uso un plato hondo lleno, unos 200 gramos

– dientes de ajo, entre cuatro y seis, depende del tamaño y de cuánto os guste el ajo

– pimentón dulce, picante o una mezcla de ambos, yo uso el pimentón de la Vera porque da un sabor riquísimo

-sal

-aceite

Aquí os dejo el vídeo con la elaboración de la receta

Elaboración:

Poner una pota con agua a hervir, no mucha agua, luego siempre se puede añadir más si hace falta.

Mientras rompe a hervir vamos cortando el pan en trozos.

Una vez que esté hirviendo ponemos dentro el pan, el agua debe cubrirlo pero lo justo. Lo dejamos cocer unos cinco o diez minutos y pasamos a hacer el refrito.

En una sartén, ponemos la mitad de los ajos cortados en láminas con un poco de aceite y dejamos que se doren despacito, que no se quemen. Una vez dorados y con el fuego suave, añadimos el pimentón, removemos bien y rápidamente lo echamos a la pota con el pan. Le ponemos sal y lo dejamos cocer un ratín más, siempre a fuego suave. Si vemos que necesita más agua le podemos añadir más, teniendo en cuenta que no han de quedar caldosas sino, ligeramente espesas.

Mientras, vamos machacando el resto de los ajos en el mortero con un poco de sal. Cuando vayamos a quitar ya la pota del fuego le añadimos los ajos machacados y rectificamos de sal.

Mmmm, ya me está apeteciendo….me parece que esta noche me la haré 😀

Podéis dejarme cualquier duda o comentario, responderé encantada. Ah! y podéis seguirme también en Twitter:https://twitter.com/Vegana_Mente

Youtube:https://www.youtube.com/channel/UC8gMullt_VWkTTAbW5GYZZg

Instagram:https://www.instagram.com/vegana_mente/

Facebook:https://www.facebook.com/cocinando.veganamente/?ref=h

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s