Sopas y Cremas

Sopa de miso

Para quien no lo sepa el miso es un producto fermentado a partir de la soja, un probiótico natural muy a tener en cuenta si queremos tener una buena salud.  Contiene enzimas vivas que son muy beneficiosas para ayudarnos a hacer la digestión además de ser un potente antioxidante.  Es un producto básico en la cocina japonesa desde hace siglos.

La forma más habitual de consumo es en sopas pero también se pueden usar en salsas y aliños para ensaladas. Debemos asegurarnos de que no esté pasteurizado puesto que si lo está ya no sería un producto vivo y no podríamos beneficiarnos de sus propiedades, por ese mismo motivo se debe incorporar el miso disolviéndolo a parte con un poco de caldo caliente, pero no hirviendo.

Hay varios tipos que van desde sabores más suaves, incluso algo dulces, hasta otros más potentes. Los tipos de miso más conocidos son los siguientes, aunque los japoneses usan muchas otras variantes:

  • Komé miso (hecho con soja y arroz blanco) lo consumían los samuráis y la aristocracia, de sabor suave y poco salado. En la actualidad es el que más se consume en Japón.
  • Mugi miso ( hecho con soja y cebada) de sabor intenso y dulzón
  • Hatcho miso ( hecho solo con soja, sin cereal) es la variedad con mayor contenido de proteína, apto para celíacos. Mi preferido.
  • Shiro miso o miso blanco, de sabor suave que solo ha fermentado semanas o pocos meses.
  • Aka miso o miso rojo, de sabor fuerte que ha fermentado durante dos o tres años.

Hacer una sopa con este maravilloso ingrediente es muy sencillo, simplemente se trata de hacer un buen caldo y agregarle el miso  después. Normalmente se le suele añadir una tira de alga Wakame que enriquece aún más la sopa, pero si no la tenéis, no pasa nada, se puede hacer igual. Yo tenía estos vegetales por casa en el momento de hacer el vídeo pero podéis usar los que más os apetezcan o tengáis a mano.

Ingredientes:

miso-1

-cebolla

-puerro

-1 diente de ajo

-zanahoria

-calabacín

-champiñones

-jengibre fresco, una rodajita

-una cucharadita de miso, por persona, aproximadamente

Elaboración:

Ponemos a cocer parte de los vegetales a fuego suave durante unos 20 minutos y reservamos los champiñones, el calabacín y el jengibre. Mientras tanto fileteamos los champiñones y los sazonamos para que se ablanden un poco. Cortamos el calabacín con un pelador, un rallador o con un cuchillo, si tenéis paciencia, y reservamos. Cuando el caldo esté listo sazonamos ligeramente, depende de lo salado que sea el miso que hayáis elegido, y añadimos el jengibre rallado. Finalmente sólo hay que montar el plato, ponemos los champiñones y los fideos de calabacín en un cuenco, a parte disolvemos el miso con un poco del caldo y se lo incorporamos y por último, añadimos caldo calentito hasta donde queramos. También queda muy rico con un poco de perejil fresco espolvoreado por encima y, si os gusta el picante, un poco de chile rojo picado.

miso2-1

Es una sopa muy reconfortante y que a mí, no se, me da una sensación de paz increible, cosas mías 😀 me gusta tomármela despacito, sin prisas. Y cuando arrecia el frío, no hay mejor manera de comenzar el día que entonando el cuerpo con esta maravilla. ❤

Podéis dejarme cualquier duda o comentario, responderé encantada. Ah! y podéis seguirme también en Twitter:https://twitter.com/Vegana_Mente

Youtube:https://www.youtube.com/channel/UC8gMullt_VWkTTAbW5GYZZg

Instagram:https://www.instagram.com/vegana_mente/

Facebook:https://www.facebook.com/cocinando.veganamente/?ref=

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s